Uniones Estables de Hecho: Lo que usted debe conocer sobre el Concubinato en Venezuela

     ¿Qué es el Reconocimiento de Unión Concubinaria?

     El Reconocimiento de Unión concubinaria o también llamada Acción Mero Declarativa de Unión Estable de Hecho, es aquella que se interpone ante un juez, cuya petición es que se reconozca mediante sentencia judicial la existencia de una relación concubinaria entre un hombre y una mujer, de estado civil solteros, divorciados o viudos, a los fines de que se produzcan los mismos efectos del matrimonio.

     ¿Cuáles son los Requisitos para la configuración de la Unión Concubinaria?

     En nuestra legislación venezolana, la Unión Estable de Hecho se encuentra constitucionalizada en el artículo 77, cuya norma expresamente dispone:

“Se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, el cual se funda en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges. Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer que cumplan los requisitos establecidos en la ley producirán los mismos efectos que el matrimonio.”

     El supratranscrito dispositivo constitucional establece que las Uniones Estables de Hecho producirán los mismos efectos que el matrimonio, pero siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos en la ley.[1]

concubinato

    Ahora bien, ¿cuáles son esos requisitos establecidos en la ley? y ¿cuáles son los efectos equiparables al matrimonio? Pues a partir del año 2005 la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia bajo la ponencia del Magistrado Dr. Jesús Eduardo Cabrera Romero, en sentencia con carácter vinculante Nro. 1682, de fecha 15 de julio de 2005, (disponible en la página web de TSJ http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/Julio/1682-150705-04-3301.htm), interpretó el citado artículo aclarando los requisitos de existencia de las uniones concubinarias y los efectos que le son equiparables al matrimonio.

     La Doctrina[2] se ha encargado de señalar dichos requisitos de conformidad con el precedente judicial citado ut supra, de tal modo, dichos requisitos o características son:

1) Unión de un Hombre y una Mujer. Este requisito descarta la posibilidad de reconocer uniones de hecho entre personas del mismo sexo, expresamente dispone el texto constitucional: “Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer”.

2)  Ser Solteros. Es requisito fundamental que la pareja sea soltera, formada por divorciados o viudos entre sí o con solteros. Por lo tanto si uno o ambos de los concubinos es casado no podrá existir una unión estable de hecho ni se producirán sus efectos. Existe una excepción y es el concubinato putativo, que nace cuando uno de los concubinos, de buena fe, desconoce la condición de casado del otro. A juicio de la Sala Constitucional, en estos supuestos funcionará con el concubino de buena fe, las normas sobre el matrimonio putativo, aplicables a los bienes.

3) La Vida en Común. Sobre este particular la jurisprudencia establece: “Unión estable no significa, necesariamente, bajo un mismo techo (aunque esto sea un símbolo de ella), sino permanencia en una relación, caracterizada por actos que, objetivamente, hacen presumir a las personas (terceros) que se está ante una pareja, que actúan con apariencia de un matrimonio o, al menos, de una relación seria y compenetrada, lo que constituye la vida en común”. […] “la vida en común (con hogar común) es un indicador de la existencia de ellas, tal como se desprende del artículo 70 del Código Civil, este elemento puede obviarse siempre que la relación permanente se traduzca en otras formas de convivencia, como visitas constantes, socorro mutuo, ayuda económica reiterada, vida social conjunta, hijos, etc.” [3]

4) Dos (02) Años mínimo de Vida en Común. El tiempo de duración de la unión, al menos de dos años mínimo, podrá ayudar al juez para la calificación de la permanencia, ya que ese fue el término contemplado por el artículo 33 de la Ley del Seguro Social, al regular el derecho de la concubina a la pensión de sobrevivencia.

     ¿Cuáles son los Efectos del Reconocimiento de Unión Concubinaria?

     Al equipararse en nuestro sistema jurídico el concubinato al matrimonio, trae consigo que se originen para los concubinos derechos económicos y patrimoniales, por ejemplo:

“La Ley que Regula el Subsistema de Pensiones (artículo 69-6) otorga a los concubinos pensión de sobrevivencia; la Ley del Estatuto sobre el Régimen de Jubilaciones y Pensiones de los Funcionarios de la Administración Pública Estadal y Municipal, otorga a la concubina derechos a la pensión de sobrevivencia (artículo 16-3); las Normas de Operación del Decreto con Rango y Fuerza de Ley de los Préstamos Hipotecarios a Largo Plazo (artículo 130), y las Normas de Operación del Decreto con Rango y Fuerza de Ley que Regula el Subsistema de Viviendas (artículo 34) prevén al concubinato como elegibles para los préstamos para la obtención de vivienda; la Ley del Seguro Social (artículo 7-a) otorga a la concubina el derecho a una asistencia médica integral;  la Ley Orgánica del Trabajo (artículo 568) da al concubino el derecho de reclamar las indemnizaciones que corresponderán a su pareja fallecida, e igual derecho otorga el Estatuto de la Función Pública (artículo 31).

[…]Además de los derechos sobre los bienes comunes que nacen durante esa unión (artículo 767 eiusdem), el artículo 211 del Código Civil, entre otros, reconoce otros efectos jurídicos al concubinato, como sería la existencia de la presunción pater ist est para los hijos nacidos durante su vigencia.” (SConst. No. 1682, 15-07-2005)[4]

     La jurisprudencia nacional igualmente señala que los efectos matrimoniales no pueden limitarse a los puntualmente señalados en las leyes citadas o en otras normas, sino a todo lo que pueda conformar el patrimonio común.

     Así mismo, como resultado de la equiparación, en cuanto a los efectos y alcances de la unión estable (concubinato) con el matrimonio, la Sala interpretó que entre los concubinos existen derechos sucesorales a tenor de lo expresado en el artículo 823 del Código Civil, siempre que el deceso de uno de ellos ocurra durante la existencia de la unión. Una vez haya cesado, la situación es igual a la de los cónyuges separados de cuerpos o divorciados.

     Es importante que se conozca que para reclamar los posibles efectos civiles del matrimonio equiparables al concubinato, de conformidad con la jurisprudencia nacional venezolana, es necesario que la “unión estable” (concubinato) haya sido declarada conforme a la ley, por lo que se requiere una Sentencia Definitivamente Firme que la Reconozca, dictada en un proceso civil con ese fin.

Nota: si desea mayor información puede dejar un comentario, o si requiere una consulta privada, puede contactarme aquí, en menos de 24 horas responderé a su solicitud.


Si desea indagar doctrina o análisis técnico-jurídicos sobre las uniones estables de hecho puede consultar las siguientes fuentes:

[1] PÁRRAGA, Marisela. (2008).  Las Uniones Estables de Hecho en la Constitución Venezolana de 1999

[4] Jurisprudencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Magistrado Ponente Dr. Jesús Eduardo Cabrera Romero, sentencia Nro. 1682, de fecha 15 de julio de 2005.

Por: Abg. Jennifer Rincón Durán